Ocio
Estás en Portada - MECA

MECA- Cine

Reinserciones en el mar

Enrique Mingo | 03/09/08

El cineasta Angel Amigo estrena el documental 'Palabras que vienen del mar' en el que jóvenes conflictivos se reeducan conviviendo en un velero junto a terapeutas y marineros .

Datos de interés
  • Título: Palabras que vienen del mar
  • Duración: 70 minutos.
  • Dirección y guión: Ángel Amigo.
  • Fotografía: Klara Intxausti.
  • Sonido: Eneka Mujika.
  • Música: Álvaro Fernández Gaviria.
  • Estreno: Mañana, en las salas comerciales de las capitales de la CAV.

  • Montaje: Klara Intxausti y Amigo.
  • Productora: Zurriola Movies y Compañía Vasca de Audiovisuales.
'Palabras que vienen del mar'

En el verano del pasado año, el velero Urdaneta surcaba las aguas del Golfo de Vizkaya con un variopinto grupo de pasajeros a bordo. No se trataba de uno de los episodio de aquella serie televisiva titulada 'Vacaciones en el mar'. La embarcación se estaba empleando para un proyecto novedoso en la reinserción de jóvenes conflictivos, y el cineasta guipuzcoano Ángel Amigo ha querido dejar testimonio de aquella experiencia en el documental 'Palabras que vienen del mar', que se estrenará mañana en las salas comerciales de las tres capitales vascas.

«Grabar este documental fue una idea que surgió tras una conversación con Luis Lasurtegi, una persona siempre vinculada al mar», recuerda Angel Amigo -director del largometraje-. «Luis me comentó que estaba restaurando una goleta que habían traído de Turquía y que no sabía en qué emplearla. En ese contexto apareció la figura de José Barrio, un terapéuta de Tafalla que le propuso utilizarla para la reinserción de jóvenes conflictivos en el mar, que en Francia ya se había practicado y funciona muy bien. De ahí nació el proyecto Urdaneta».

Amigo pronto se entusiasmo con la iniciativa. «El tema me pareció muy atractivo para realizar un documental, pero tuve que esperar dos años a que se montase el proyecto ya que es realmente complicado innovar en este terreno de los programas de reinserción social», comenta.

Al final, con financiación por parte francesa, del Gobierno Vasco y la Diputación de Gipuzkoa, el proyecto se puso en marcha y ocho jóvenes -cuatro de ellos de Gipuzkoa- comenzaron un programa de reeducación dentro de la goleta junto a un equipo de profesores, terapéutas y marineros.

Ni barcos, ni niños

«Hay una regla en el mundo cinematográfico que recomienda no hacer películas ni con barcos ni con niños», se ríe Amigo. «Yo aquí he inclumplido las dos. Tanto los barcos como los niños son incontrolables... y, en este trabajo, de cierta manera, se ha cumplido. Aunque creo que ha sido más por el hecho de que, al comienzo, no teníamos ni idea de qué podía depararnos», reflexiona el cineasta. «En otros documentales que he realizado, como el de Pertur, yo iba con una tesis, con un cierto guión, pero en este caso la incertidumbre del comienzo fue total».

El hilo argumental de 'Palabras que vienen del mar', que tiene un metraje de 70 minutos y recibe financiación de TVE y ETB, llegó a mitad de la travesía, en el momento más crítico del programa. «Después de haber grabado muchas horas, pensé que el momento que daba más juego y reflejaba lo más importante del proceso fue cuando, a mitad de la travesía, se desencadenó una situación de crisis total. Por un lado, la propia problemática de los chavales se agudizaba tras pasar cuatro meses en un espacio tan reducido y en convivencia con personas tan diferentes -profesores de informática, terapeutas, marineros-. Por otro se daba un cambio en el equipo de terapeutas, ya que los primeros acabaron absolutamente quemados».

Amigo rompe una lanza en favor de la labor de estos profesionales. «Para hacernos a la idea de la tensión que produce esta situación tan sólo hay que ver que, a parte de los chavales, sólo una de las personas del equipo que embarcó al inicio del proyecto consiguió llegar hasta el final. Está persona no fue sólo marinero, cocinero o maquinista, sobre todo fue el amigo y la persona en la que los chavales confiaron plenamente».

«Rodar en un velero u otro tipo de embarcación da muchos problemas», recuerda Amigo. Al del pequeño espacio, que limita los encuadres, hay que añadir el constante ruido que se genera en este tipo de naves. No hay técnico de sonido que no se ponga nerviosos si le propones rodar en un barco».

El director de cine dice que «'Palabras que vienen del mar' no tiene 'voz en off' precisamente porque quería que fuese eso, la voz, la palabra de todas las personas que participaron en el proyecto».

«No quería un gran hermano»

«Desde el comienzo, lo que me planteé fue contar esta experiencia y la dificultad consistía en encontrar el ángulo por el cual enfocarla», asegura Amigo, «pero lo que tenía claro era que no quería enfocarlo como un 'Gran Hermano'. En primer lugar, no quería porque son menores y están protegidos. Luego, para mí más importante, por decencia. No quería llevarlo hacia el 'reality show'» por decencia. Para el cineasta fue fundamental lo que una madre le dijo: «Me gustaría que mi hijo, con el tiempo, no se arrepintiera de haber salido en este documental». Estas palabras «se me quedaron grabadas y creo que entendí lo que quería decir».

«Esta película, sobre todo, trata de hacer una defensa del futuro de los chavales, ese creo que es el mensaje importante. También he intentado con mis medios potenciar este tipo de proyectos, porque consiguen resultados increíbles. Tan sólo hay que ver que de los cuatro chavales guipuzcoanos que estuvieron, ya hay tres trabajando en el campo de la informática».


Agosto 2020 «  »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31