Ocio
Estás en Portada - MECA

Congreso - Gastronomía

Vídeo: Mitxel Ezquiaga

Iñaki Rodaballo, del bar Niza de Pamplona, mejor barra de pintxos y tapas

Mitxel Ezquiaga | 27/11/08

El vitoriano Iñaki Rodaballo, del café Niza pamplonés, ganó el concurso a la mejor barra de pintxos en una reñida final en la que los donostiarras de 'A fuego negro' quedaron segundos.

Datos de interés
Campeonato de España a la Mejor Barra de Pintxos y Tapas

Dice la organización que el nivel del Campeonato de España a la Mejor Barra de Pintxos y Tapas ha sido este año «uno de los más altos de su historia». Y explicaba el jurado que fue «muy difícil» elegir un único ganador de este certamen enmarcado en el congreso donostiarra Lo Mejor de la Gastronomía. Pero al final hubo campeón, y por unanimidad: el cocinero alavés Iñaki Rodaballo, ahora en el Café Niza de Pamplona, se proclamó vencedor y se llevó los 4.000 euros con que está dotado el premio.

Aunque sólo se premia al primero, el segundo en las votaciones del jurado fue el bar A fuego negro, de la Parte Vieja de San Sebastián, Eran once los bares finalistas, procedentes de toda España, en una larga mañana en la que cada establecimiento preparó cinco pintxos ante un jurado de profesionales que terminó exhausto después de catar un total de 55 tapas.

Iñaki Rodaballo gana el IV Campeonato a la Mejor Barra de Pintxos y Tapas

Dice el ganador que su filosofía del pintxo «es jugar con el consumidor, hacer propuestas divertidas», y así lo atestiguan sus tapas presentadas a concurso, verdaderas creaciones de vanguardia en miniatura. Rodaballo, de 39 años, es juguetón hasta en el nombre. «Me llamo Iñaki Rodrigo pero todos me conocen en el mundo de la gastronomía como Iñaki Rodaballo. ¿Por qué? Por una tontería: de chavales, cuando íbamos a cenar a la sidrería, yo siempre les decía a mis amigos que pidiéramos rodaballo porque era más barato».

El ganador de ayer ya sabe qué es ganar en Donostia: se llevó este mismo premio dos veces cuando trabajaba con el guipuzcoano Senén González en el Sagartoki de Vitoria. Hace un año Rodaballo se mudó a Pamplona con su mujer Isabel, pamplonesa, y su hijo Ibón, y aterrrizó en el Niza, un viejo café de 75 años, enclavado en el edificio del teatro Gayarre, al que ahora está dando un nuevo aire con sus originales propuestas gastronómicas. Meses atrás Iñaki Rodaballo ganó también en Hondarribia el concurso de pintxos de Euskal Herria

Un vistoso espectáculo grastronómico

¿Qué aporta Rodaballo al tan trillado mundo del pintxo? Pues en opinión del jurado, «además de sabor y creatividad, la propuesta del Niza es un espectáculo vistoso». Y es que sus pintxos son verdaderos «efectos especiales» en el fondo y en la forma, gracias entre otras cosas «a la colaboración de Matías, un verdadero orfebre de Pamplona que nos prepara utensilios como las bandejas de pizarra que nos permiten presentar los pintxos de forma original»,

Y eso puede comprobarse, por ejemplo, en la tapa dulce denominada «Efecto Dominó», en la que dos fichas de dominó, una de chocolate blanco con fruta de la pasión y otra de chocolate negro con galleta crujiente y sal, caen por el efecto de una bolita de chocolate antes de que el comensal pueda degustarla.
También tiene un gran efecto visual un mejillón sobre borraja en tempura con gel de naranja con martini, que sirve en un rectángulo negro iluminado con un fluorescente.

Feria de lo mejor de la gastronomía

Un congrio presentado sobre ascuas, que se puede comer en su totalidad, es otra de las propuestas originales. Las ascuas se hacen con un carbón comestible que según Rodaballo se utiliza con asiduidad en países como Japón o en Estados Unidos.

Una alcachofa que se presenta a la brasa y frita con sus hojas ribeteadas con oro, y el Porky, Porky, que consiste en un trozo de panceta y otro de costilla de cerdo, moldeados en un taquito redondo y otro cuadrado, completan la oferta del Niza ganadora ayer.

¿Pero pueden encontrarse estos pintxos habitualmente en su bar? «Por supuesto», responde Rodaballo. «No tendría sentido hacer pintxos sólo para concursos y no tenerlos a disposición de tus clientes». ¿Y a qué precio? «Entre dos y tres euros, precios convencionales en el mercado de los pintxos», contesta el ganador de ayer, que trabaja ahora en el reto de conseguir «una tortilla vertical».

El certamen de pintxos fue el momento más intenso ayer de un congreso que entra hoy en su última jornada con varios de sus grandes platos en cartel. Quienes quieran visitar la feria instalada en el Kursaal tienen también hoy su última oportunidad: la feria abre de doce del mediodía a ocho de la tarde.


Noviembre 2019 «  »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30