Ocio
Estás en Portada - MECA

Springsteen - San Sebastián

Bruce Springsteen en San Sebastian

Bruce Springsteen ha estado en San Sebastián y ha asegurado que volverá pronto

Mitxel Ezquiaga | 29/07/2009

Bruce Springsteen ha estado en San Sebastián y ha asegurado que volverá pronto. Bruce Springsteen dejó San Sebastián «seducido por la ciudad». En el Zuberoa vivió su fin de fiesta.

Bruce Springsteen disfruta de Donostia - San Sebastián

«Volveré. San Sebastián es una ciudad a la que siempre hay que volver». Un Bruce Springsteen relajado y feliz abandonó a mediodía de ayer el hotel María Cristina de la capital donostiarra «seducido por un lugar donde uno puede bañarse en la playa, comer de forma exquisita y pasear por la calle sin que nadie te moleste, como un ciudadano más».

Parece literatura de folleto turístico pero es lo que el 'Jefe' dijo, literalmente, al promotor Iñigo Argomaniz horas antes de dejar la ciudad. «Os aseguro que volveré pronto», anunció Springsteen antes de montarse en el Mercedes que le trasladó al aeropuerto para tomar el vuelo privado que le conduciría a Sevilla, donde actuaba anoche. Y la palabra del 'Boss' se cumple: hace un año, cuando su concierto en Anoeta le trajo unos días a San Sebastián, Springsteen disfrutó de la playa de la Zurriola y la gastronomía local y también se despidió con un «volveré». ¡Y vaya que si ha cumplido! El sábado se bañó en la playa de Ondarreta, cada mañana ha machacado sus bíceps en el gimnasio Hydra del María Cristina y el lunes, 24 horas después de su memorable concierto en San Mamés, disfrutó en el restaurante Zuberoa de Oiartzun de una cena que fue un verdadero fin de fiesta a la guipuzcoana. «Bruce y sus amigos comieron y bebieron como cosacos», contaba ayer divertido un testigo presencial de esa juega gastronómica.

El Jefe se lo había ganado a pulso. Gente de su propio equipo comenta que el concierto de Bilbao del domingo ha sido «uno de los más potentes de la gira». Springsteen, cada vez más divertido a la hora de mezclarse con su público, estuvo tomando cervezas sobre el propio césped de San Mamés antes del recital ante la incrédula mirada de los espectadores. Luego quiso abrir el concierto con un guiño al público local; se sopesó empezar con el 'Agur jaunak' u otra canción popular, y al final se apostó por el 'Desde Santurce a Bilbao' como mejor prólogo a un concierto que quería ser una fiesta.

Tras la actuación en la capital vizcaína el 'Boss' volvió a Donostia. El lunes paseó por la ciudad discretamente y por la noche quiso despedirse del País Vasco con una cena «por todo lo alto». El restaurante Zuberoa de Oiartzun fue el elegido. Primero se dijo que Springsteen iría en petit comité para una cena rápida... y al final se juntaron en su mesa diecisiete personas, más dos escoltas, para una larga velada que se prolongó hasta pasada la medianoche.

Celebración con músicos

La terraza del Zuberoa acogió la fiesta. El cantante estaba acompañado por buena parte de la 'E Street Band', aunque algunos, como el pianista Roy Bittan, prefirieron ir por libre a otros destinos de la noche donostiarra. El manager de Springsteen, el promotor donostiarra Iñigo Argomaniz y otros amigos se sumaron a una fiesta que tenía sus «condiciones»: los primeros platos debían llegar a la vez al centro de la mesa, como un buffet del que fueron picando todos. Bogavante, atún o jamón fueron demandados una y otra vez por los asistentes antes de dar cumplida cuenta de los segundos platos. El Jefe pidió cordero con puré de patata (pidió un segundo cuenco de puré) y concluyó con una tarta de queso que, según dijo, «es la mejor que he probado en mi vida: volvería a San Sebastián sólo por repetirla».

Champán francés y vino Numanthia regaron la cena. Aunque el cocinero y propietario del Zuberoa, Hilario Arbelaitz, no es amigo de salir a saludar al comedor «para no molestar a la gente», esta vez no pudo escapar: Bruce y sus músicos le requirieron para que apareciera en la terraza y le propinaron una larga ovación. Más aún, Springsteen se empeñó en entrar en la cocina y retratarse con todo el equipo de Arbelaitz.

La gente que llenaba la terraza del Zuberoa no quiso incomodar al Boss. Sólo al final una niña, que cenaba ahí con sus padres, se acercó hasta el músico con un dibujo que le acababa de dedicar. Springsteen la besó y se lo agradeció antes de volver al María Cristina.


Noviembre 2021 «  »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30