Ocio

Semana Grande 2010

Carrera de caracoles

Semana Grande 2010. Carrera de caracoles en el encuentro Zurriola Intercultural.

[Foto: Nagore Iraola]

Variedad cultural en las terrazas del Kursaal

Vanessa Ramos - 28/07/2010
Compartir en Tuenti

La gastronomía es uno de los puntos fuertes del encuentro Zurriola Intercultural, novedosa acctividad de Semana Grande.

Varios países muestran lo mejor de sus culturas en el encuentro Zurriola Intercultural

Los olores, sabores, colores y secretos de México, Alemania, Magreb, Lleida y Cuba se mezclan estos días en la parte trasera del Kursaal. El primer encuentro Zurriola Intercultural, una novedad en el programa de Semana Grande, ha unido a diferentes países en un espacio acogedor, en el que en ningún momento falta la música y la comida típica de cada lugar. Todos los días hay actividades relacionadas con uno de los cinco territorios y ayer le tocó el turno al único integrante que no viene del extranjero, L’Aplec del Caragol (Lleida). Desde la mañana las rumbas, garrotines y música Dixieland animaron a los presentes mientras disfrutaban y aprendían de la cultura de la población catalana.

Este punto de encuentro entre las diferentes culturas empieza a ponerse en marcha sobre las 11 de la mañana, cuando los stands abren sus puertas y se acercan los primeros visitantes. Ir de un puesto a otro conlleva acercarse más a la gente y a las costumbres de los diferentes países. En el stand de México llaman la atención los colores tan vivos de los muñecos y piñatas hechos a mano. En el de Magreb, los vestidos y collares casi no destacan dentro de un espacio en el que los adornos decorativos para el hogar son los que resaltan –todos están hechos en plata, oro y cobre–.

Culturas todo el día

Al llegar la hora de la comida el olor a caracoles –asados en dos paelleras gigantes y procedente de la caseta de Lleida– inundaba ayer la plaza.Poco a poco se iba mezclando con el de las enormes salchichas alemanas o el de los nachos y burritos mexicanos. Las mesas resumían perfectamente el sentido de mezcla de culturas, porque en cada una podían verse hasta cuatro platos de otros tantos países diferentes. «Eso es lo bonito de este espacio, que puedes comer cosas de lugares muy distintos. Por ejemplo de entremeses puedes picar unos nachos de México, el primerplato pueden ser unos caracoles de Lleida, el tercero unas salchichas de Alemania, el postre unos pasteles típicos del Magreb y la copa de después de comer puede ser un mojito de Cuba», comenta uno de los organizadores.

Las tardes suelen ser uno de los momentos del día en el que más gente se acerca al Zurriola Intercultural. Actividades como las que se han llevado a cabo estos días son un buen reclamo para las familias con hijos. El domingo fue Alemania, el país anfitrión, que con un cuentacuentos y una fiesta infantil hizo disfrutar a los más pequeños. El lunes fue el turno de Cuba, que hizo lo mismo con teatro, y el martes todos aprendieron con un taller de caligrafía árabe y cuentacuentos. Lleida animó la tarde de ayer con la banda Pixie Dixie y esta tarde se espera que México enseñe a a los niños a crear piñatas. Para los próximos días está previsto que Cuba realice un taller infantil de percusión e iniciación al baile latino y que como acto final México inicie a los peques en la gastronomía y la danza mexicanas.

Al caer la noche las actividades para niños dan paso a la música en directo. Al lado del mar y alejado de las aglomeraciones que se concentra tras los fuegos en el centro de la ciudad, este espacio se convierte en un escenario muy especial. Todos los días han actuado diferentes grupos como la Rai Band o la Orquesta Árabe Andalusí el día de Magreb, Stereototal el día de Alemania, Yanicet Lobaina Quartet el día de Cuba, Lo Bethoveen & Pixie Dixie el día de Lleida o Son Tatatio mexicana que actuará hoy.

Es durante esas actuaciones cuando el stand cubano empieza su trabajo más duro, porque no para de poner mojitos. Hasta las cinco de la mañana la música no deja de sonar y, mientras unos disfrutan con los mojitos, otros se relajan en un lugar del Magreb con vistas a la Zurriola. Un espacio con sillas, cojines y pipas de agua, donde la gente puede sentarse a fumar distintas especias.

Un balance positivo

Son muchas horas para disfrutar de las culturas, pero como ocurre casi siempre en las fiestas, mientras unos se divierten otros trabajan para que todo salga como está planeado. Por el momento las previsiones se cumplen; «a veces nos hemos visto desbordados, la gente quiere probar cosas de otros países y también traen a sus hijos a los talleres, que funcionan muy bien», comentan desde la organización.

El tiempo no ha acompañó al comienzo de la semana, pero esos días la participación fue más elevada que cuando ha hecho más calor porque, como asegura uno de los coordinadores, «en cuanto ven un rayo de sol prefieren ir a la playa. Aún con todo la gente se acerca a la hora de comer o trae a los hijos a los talleres que se hacen por la tarde». Aunque la participación es elevada, esta es la primera vez que se organiza el Zurriola Intercultural en San Sebastián y todavía hay puntos que hay que mejorar. Uno de los principales problemas que tienen es que para adquirir cualquiera de las cosas que hay en los puestos –incluida la comida– hay que comprar los tickets previamente.

Los clientes que no saben como funciona el sistema acuden primero a los puestos, adquieren los productos y a la hora de pagar les dicen que deben solicitar los tickets con anterioridad. Esto suele generar algunas colas para comprar los boletos canjeables, pero desde la organización aseguran que «es algo que se intentará mejorar en las siguientes ediciones».

Noticias de Semana Grande


Mayo 2019 «  »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
facebook twitter