Diario Vasco

en

PORTADA - JULIÁN SÁNCHEZ ROMERO
La ciudad Viva

Julián Sánchez

Árbitro de baloncesto, profesor de reglas, espectador y analista.

«El árbitro es parte del espectáculo del baloncesto y, a su vez, espectador privilegiado»

Director técnico del comité de árbitros, reflexivo, vulnerable a los errores cometidos, partidario de pitar sólo lo que hay que pitar, da clases y escribe sobre ese deporte tan hermoso.

En la imagen: Julián. [Foto: FRAILE]

Entrevista

por Begoña del Teso

Catalán de Barcelona, la raíz en Córdoba, el corazón en el sur de Europa, y la vida en Donostia, con Julián hablamos de cine y tebeos. De Corto Maltés y de vampiros. De Venecia y Sicilia, de donde acababa de llegar. Hablamos de libros que ha escrito pero no publicado. De ciencia ficción y La catedral del mar. También sobre su Estudio sobre la activación arbitral. Sobre el Bruesa y la Real. Sobre la poesía en movimiento. Es decir, de baloncesto.

1 - Directamente: reflexionemos sobre el título de esta charla.
- El árbitro forma parte del espectáculo del baloncesto. Al arbitrar sientes que es tu espectáculo.

2 - ¿Se puede reconocer usted espectador de un espectáculo del que forma parte como actor?
- Suena a metalenguaje puro y duro pero es así de simple. El árbitro es espectador privilegiado de un juego que, aunque suene excesivo, es auténtica poesía en movimiento. Un juego dinámico, flexible, cuya filosofía última y primera consiste, precisamente, en ofrecer espectáculo.

3- 'Espectador privilegiado'. No lo creo. El árbitro tendrá sus cinco sentidos, el sexto también, en el juego, no en el espectáculo.
- Falso. No hay espectador, técnico o jugador que contemple mejor el partido.

4 - ¿Ni siquiera los jugadores que están creando ese espectáculo?
- Ni siquiera. Ellos tienen la visión perfecta de la jugada, de una jugada, de un momento preciso, de un tiro, de un tapón, de un ataque. El árbitro consigue en todo instante, debe tenerla además, la visión global, absoluta, total del juego, del partido.

5- 'Global, total, absoluta...' Me parece que son palabras bien importantes de su vocabulario. Pronto hablaremos de 'línea de arbitraje', de 'arbitraje global'...
- En toda mi experiencia como árbitro (sólo en baloncesto base son mil partidos), en mis reflexiones sobre el juego, en mis estudios y análisis, en las clases de reglas que imparto, reivindico y defiendo precisamente eso, la línea de arbitraje a lo largo de un partido. En el baloncesto las cosas están más claras que en otros deportes. Una falta es una falta siempre y en cualquier momento. Pero si el juez mantiene una estabilidad en su actuación, los jugadores, los entrenadores, pueden construir su juego sobre esa base. Una línea sin picos ni valles. Un estilo. No es cuestión de pitar poco para dejar jugar más ni de pitar demasiado para conseguir el control máximo del partido. Se pita lo que hay que pitar, pero sobre baremos claros y constantes. Y así todos, hasta los espectadores, pueden, incluso, aceptar los errores arbitrales.

6

- ¿En serio?
- Por supuesto. Un error es algo puntual, humano, perdonable. Repito, es la línea, la continuidad, lo que importa. Si la mantienes bien, vendrá el jugador y te dirá: La cagaste. Responderás, Cierto y él concluirá, Tranquilo.

7

- Demasiado idílico. ¿Qué pasa cuando una cancha ruge contra una decisión arbitral?
- Te lo voy a poner peor aún: ¿Y cuando después de haberte equivocado o, simplemente, de haber señalado algo que sólo tú has visto aunque estés seguro de ello, el entrenador, muy listo, pide tiempo muerto y te deja solo en la cancha con todo el público encima?

8- Será espantoso...
- El diafragma te salta, los oídos te zumban. Si sabes que no te equivocaste, te sobrepones. Si te das cuenta de que cometiste un error y eres vulnerable a ellos, tu línea de arbitraje puede empezar a tambalearse. Sin embargo, es curioso, hay árbitros capaces de no derrumbarse ante un error...

9- Seguro que en el arbitraje habrá un antes, un durante y un después.
- Exacto. Más allá de la tensión de partidos de alta competición, en los que hay mucho en juego, en los que ya previamente se calienta el ambiente y el árbitro está en el punto de mira, el juez de un partido ha de saber, primero, que existen las reglas. Dominar esas reglas de juego a la perfección. Su misma historia pues arbitraje y baloncesto han evolucionado codo con codo. Ha de saber conceptualizarlas. Aplicarlas en la cancha y, naturalmente, analizarlas desde fuera.

10 - ¿Nos estamos refiriendo ahora a la reflexión post partido?
- Claro. Volver a visionar el juego. Reflexionar sobre cómo lo analizaste allí mismo y cómo lo haces ante el video. Estudiar tu línea de arbitraje, recordar el juego sicológico que empleaste...

11 - ¿Juego sicológico?
- Prueba de la madurez del árbitro. Has de ejercerlo con entrenador, banquillo y jugadores. A veces, ellos te pueden. Malo...





Búsquedas

Consulta otras entrevistas anteriores a través del siguiente menú desplegable:


Los más leídos